Para los más de 350 jóvenes sin familia que salen cada año de los Centros de protección de menores al cumplir los 18 años, obligados a emanciparse 11 años antes que la media de los jóvenes españoles con familia; es muy difícil sobrevivir sin apoyo institucional, al menos durante unos primeros años, para poder formarse y encontrar empleo. Esta situación se agrava si estos jóvenes han llegado como inmigrantes no acompañados. 

Las consecuencias de la forzada independencia de este colectivo se han puesto de manifiesto en numerosas investigaciones: elevado riesgo de fracaso escolar, precariedad  laboral, parentalidad precoz, conductas adictivas, delincuencia, indigencia y aislamiento social, etc. En la mayoría de los casos, ante tales circunstancias, los jóvenes terminan volviendo a sus familias y ambientes desestructurados de origen con las consecuencias negativas que este hecho conlleva.

Viviendas para jóvenes extutelados

Atender a estos jóvenes es un objetivo que consideramos prioritario

Para atender a las necesidades anteriores hemos puesto en funcionamiento un piso de autonomía de 6 plazas en Valencia, que se une a los dos pisos (con 15 plazas) que tenemos desde hace 8 años en Madrid.

En estos pisos, para jóvenes sin familia de entre 18 y 23 años, ofrecemos, de forma gratuita, vivienda, alimentación y servicios psicológicos, formación laboral y habilidades sociales y de autonomía. El 100% de los jóvenes usuarios de nuestros pisos de autonomía cuentan con un proyecto de vida personalizado, bajo el modelo de intervención Acrescere , centrado en la persona y en sus fortalezas, de modo que en un plazo razonable (diferente en cada caso) puedan formarse profesionalmente, encontrar empleo, poder alquilar una vivienda y empezar una vida autónoma.

Objetivos del programa

Los objetivos generales del programa son la inserción socio-laboral y el alcance a la vida autónoma e independiente de los jóvenes.

Nuestra metodología de trabajo con los jóvenes es participativa. Les incluimos en todo el proceso para que sean ellos quienes tracen su camino, siendo nuestra labor únicamente el acompañamiento y la orientación.

 

Nuestro programa de jóvenes está subvencionado por la Consejería de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid, según la subvención solicitada correspondiente al “Programa de interés general para atender fines de interés social, en el ámbito de la Comunidad de Madrid con cargo al 07 por 100 del rendimiento del I.R.P.F.”, en su convocatoria 2019.

¿Qué nos diferencia?

Contamos en Acrescere con una visión general de esta dura realidad de los menores y jóvenes que no pueden vivir con su familia, con programas que van desde la prevención del abandono apoyando a familias biológicas y llegan hasta ofrecer estas viviendas, formación e inserción laboral de estos jóvenes. Forma parte de nuestro ideario que la manera de salir de la situación de vulnerabilidad de estos menores y jóvenes, es con la formación y el empleo. Así, en todos los programas y en este en especial, damos los apoyos necesarios, a cada joven los que necesita, para que puedan capacitarse y tener un trabajo.

Residencia de chicas jóvenes Nuestra Señora de la Acogida

En el año 2019 pusimos en marcha nuestra residencia con 8 plazas para chicas jóvenes, de 18 a 25 años, víctimas de violencia, incluida en la Red de Atención Integral para la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid.

En este Hogar donde ofrecemos una atención integral a chicas jóvenes víctimas de la violencia de género y en riesgo de exclusión social. En la residencia se les proporciona alojamiento, y manutención así como una atención integral desde los ámbitos psicológico, educativo, socio-laboral y jurídico, que favorezca su autonomía y su plena incorporación a la sociedad.

Las jóvenes atendidas proceden de entornos familiares donde han sido víctimas o testigos del maltrato físico, sexual o psicológico que han ejercido sobre ellas las personas que deberían haber sido sus vínculos afectivos más sólidos. Queremos que este nuevo centro de la Fundación sea para ellas un entorno estable y seguro, con profesionales que les demuestren su confianza, apoyo y seguridad, para poder recuperar así su dignidad y el control sobre su futuro.

¿Qué nos diferencia?

La Fundación Acrescere, utiliza el enfoque de intervención centrado en la persona para atender y apoyar a los menores y jóvenes sin familia y en situación de exclusión social, de todos los centros y residencias que gestiona. En ellos coloca la responsabilidad de sus proyectos de vida, de sus decisiones y de las relaciones interpersonales que quieran construir, orientándoles y facilitándoles estrategias que les ayudan a afrontar las dificultades e incrementar su resilencia. En el caso de las jóvenes víctimas de violencia, damos prioridad a la restauración de su bienestar psíquico y mental de modo que puedan experimentar la vida libre de violencia, empoderadas y con alta autoestima positiva.